fondo

Los Pueblos Indígenas de Antioquia somos comunidades que habitamos estas tierras desde mucho antes de la llegada del hombre blanco. Hace muchos siglos éramos más pueblos, hoy en día sólo pervivimos tres: El pueblo Tule (también conocidos como Cuna); el pueblo Senú; y el pueblo Embera. Este último, según las variaciones lingüísticas y geográficas se reconoce como Chamí, que habita en la región andina; Eyabidá que habita en la montaña; Dobida que vive en las riberas de los ríos y Oibída que habita la selva. Estos tres últimos grupos también son conocidos como Catios.

El Pueblo Embera ha resistido a través de la historia gracias al mundo cultural heredado de Caragabí. Hoy se encuentran ubicados a lo largo del Occidente Colombiano con una población total de 49.686 habitantes. En Antioquia, en su mayoría pertenecen al Pueblo Catío con 10.785, siendo seguidos del Pueblo Chamí con 2.255 y el Pueblo Dóbida con 415.

El Pueblo Olo Tule (Gente de Oro) habita además de Chocó y San Blas (Panamá), en el Urabá Antioqueño, en donde se encuentra el Resguardo Caimán con 1.027 personas de los 1.231 asentados en el país. Heredado de Paptumat (creador del mundo), anteriormente su territorio se extendía por Centroamérica y el norte de la cordillera occidental colombiana.

El pueblo senú fue una gran nación prehispánica, hoy pervivimos y nuestro proyecto de resistencia rescata nuestra cultura, históricamente arrebatada hasta el punto de perder nuestra lengua. La mayoría del pueblo Senú habita en los departamentos Córdoba, Sucre y Antioquia. En este último la población esta ubicada en el norte de Urabá y en el Bajo Cauca con una población de 9.021 personas de las 34.566 registradas en el país.

En total, en el departamento habitamos cerca de 25.290 indígenas incluyendo los 1.787 habitantes del Valle de Aburrá que han llegado a la ciudad buscando mejores oportunidades económicas, académicas, o víctimas del continuo desplazamiento forzado causado por el conflicto armado.

Como resultado de la presión constante y las políticas de integración de la sociedad mayoritaria, que también conocemos como mundo Capunía (para los embera), o waga (para los Tule), se nos han negado las posibilidades de construir un futuro propio. Nos han quitado sistemáticamente nuestro territorio, que es donde nos podemos reproducir como Pueblos, recreando nuestros mundos, consolidando identidades culturales que se apoyan en nuestras formas tradicionales de producción, administración y gobierno.

Nuestra autonomía depende del respeto a nuestras autoridades tradicionales los Saklas, del pueblo Tule; las capitanías de los Senú; y los Jaibanás y las parentelas entre los embera. También depende del respeto a las autoridades nuevas, como es el Cabildo, espacio en el que tienen lugar el gobierno autónomo y las asambleas comunitarias, estas últimas nuestra máxima expresión de poder popular.

El Movimiento Indígena creció en su organización al lado de los movimientos sociales y campesinos. Como lo fue el proceso desarrollado con la ANUC–Asociación Nacional de Usuarios Campesinos–, en la década de 1960 y 1970, en distintas acciones colectivas por el derecho a la tierra. Esta experiencia nos fortaleció y vimos la necesidad de crear una organización propiamente indígena, en donde reivindicaramos el territorio no como un medio de producción, sino como elemento vital para nuestra pervivencia cultural, la consolidación de nuestra Unidad comunitaria, y el ejercicio efectivo de nuestra autonomía.

Basados en las ideas de nuestro líder Manuel Quintín Lame, nuestros hermanos del Cauca desde el año 1971, comenzaron a organizarse en el CRIC, Consejo Regional Indígena del Cauca. Otro paso importante para establecer organización nacional fue en 1980 con el Primer Congreso Indígena de Colombia. Toda esa semilla organizativa promovió en el departamento de Antioquia la creación de la OIA en 1985. Nacimos como Organización reivindicando los cuatro principios de la hermandad nacional indígena: AUTONOMÍA, TIERRA, CULTURA Y UNIDAD, los cuales aún están vigentes en nuestra plataforma reivindicativa.

Somos un Movimiento Indígena que reclama el reconocimiento de una historia, una cultura y unos derechos muy particulares, pero que no se abstrae de las luchas políticas por una sociedad en paz y más justa. Interactuamos con sectores sociales que tienen similar clamor, y hablamos en muchas ocasiones desde los espacios que compartimos con ellos. De otros compañeros externos a nuestra cultura hemos apropiado conocimientos y planteamientos que nos fortalecen, generando alianzas estratégicas en la lucha por nuestra pervivencia. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

pie paginafacebooktwitter google

Organización Indígena de Antioquia

Cr 49 No.63-57 - Tel. +57 4 520 74 04

comunicacionoia@oia.org.co. - Medellín - Colombia.

visit us

forklift recertification