fondo

 

 

BENIGNO DE JESÚS SINIGÜÍ, LÍDER INDÍGENA EMBERA EYÁBIDA Y CONSEJERO DE TERRITORIO Y HÁBITAT 

Benigno de Jesús Sinigüí Bailarín, actual consejero de la política Territorio y Hábitat de la Organización Indígena de Antioquia –OIA-, pertenece al pueblo Embera Eyabida, nació el 15 de abril de 1965 en la selva del resguardo Chaquenodad, comunidad indígena de Chontaduro, municipio de Frontino, occidente de Antioquia.

Benigno se caracteriza por ser un hombre apacible, sonriente, pero sobre todo con un gran sentido del humor como la gran mayoría de emberas, igual que muchos niños indígenas, nació en una familia de escasos recursos, pero en su casa su madre, María Teresa Sinigüí Jumí y su padre, Luis Adolfo Bailarín, le inculcaron siempre el amor por el trabajo, la tierra, y la familia.

Cuenta Benigno, que fueron tantas las limitaciones económicas cuando era niño, que sólo pudo contar con unos zapatos propios a la edad de 12 años y que usaba la ropa de le daban sus hermanos o la que remendaba su propia madre.

En medio de tantas dificultades económicas y de los avatares que tenían que enfrentar para sobrevivir, Benigno, fue enviado a la edad de 7 años, con uno de sus hermanos, al convento de la Madre Laura, en el barrio Belencito, suroccidente de Medellín, donde vivió alrededor de seis meses.

Pero la estadía que parecía ser prometedora no fue del todo gratificante para el entonces niño indígena, pues con una sonrisa en el rostro narra cómo los primeros días, fue alimentado con arroz, carne, aceite, aliños, que no eran parte de su dieta y que no le caían para nada bien, por lo que durante los casi 6  meses, decidió alimentarse de agua de panela y pan, y algunas naranjas y mangos del jardín de las monjitas.

En vista de que renunciar a sus raíces, sus alimentos, su cultura y su selva no era una opción, fue regresado a su comunidad al lado de su familia, y sin pensarlo, a su llegada, cuando ya, el hoy vicepresidente de la –OIA-, tenía 8 años, su padre murió, el hecho quebrantó los cimientos de la familia integrada por 8 hermanos y como su madre sola no podía mantener el hogar, decidieron que Benigno y una de sus hermanas fueran a vivir con una tía paterna, al municipio de Apartadó, en la región del Urabá Antioqueño.

En el año 1981, el movimiento indígena nacional comienza a tomar mucha fuerza, y Antioquia no fue la excepción, por lo que la necesidad de luchar por la tierra y defender los derechos también contagio, a las comunidades emberas del Urabá, para entonces, Benigno Sinigüí, tenía tan sólo 16 años, e impulsado por el destacado líder indígena, Horacio Bailarín, decidió ser parte del grupo de los hombres valientes que defenderían los derechos colectivos y territoriales de su pueblo.

Su nombramiento como alguacil, no fue una tarea fácil para este joven embera, pues no sólo se decía que el mismo Gobierno iba a matar a los emberas que se estuvieran organizando, sino además por la presión que ejercía en la zona, los distintos frentes guerrilleros de las Farc, sin embargo y a pesar del temor generalizado y por ese liderazgo innato que lo caracteriza, siguió adelante y convencido de que lo más importante era luchar los derechos de las comunidades más olvidadas y más maltratadas por el Estado Colombiano.

Impulsado por esa necesidad, en el año de 1984 regresa al municipio de frontino, donde con el acompañamiento de líderes indígenas del departamento del Cauca, emprende el recorrido por un significativo número de comunidades, convocando compañeros indígenas para que se sumaran a la lucha y a la organización de la entonces, Coordinadora Indígena de Antioquia. Su llegada fue inicialmente a la comunidad la Playa, pero su recorrido continúo, por diferentes comunidades y municipios con presencia indígena.

En su resguardo Chaquenodad, por petición de la comunidad, Benigno es nombrado inicialmente como Secretario, seis meses más tarde como Gobernador Local de la Comunidad de Chontaduro donde durante un año fungió como el líder máximo y al tener tan destacado desempeño, en el año de 1985 fue elegido popularmente como Gobernador Mayor del municipio de Frontino.

Junto con otros líderes regionales, hizo parte de un proyecto  denominado Promotores Rurales Indígenas, implementado en la zona por la autoridad ambiental Corpourabá, donde tuvo la oportunidad de acercarse a la historia, a la legislación y al conocimiento pleno de los derechos territoriales y humanos de los que nacional e internacionalmente gozaban para entonces los pueblos indígenas. 

Es así como su trabajo organizativo se profundiza y puede seguir recorriendo comunidades, donde a su vez capacitó a otros emberas sobre la pérdida del territorio ancestral, la historia de los conflictos ármanos en Colombia y la importancia de organizarse como pueblos.  

Con lágrimas en los ojos, el vicepresidente recuerda a todos los hermanos caídos que durante años ha tenido que despedir, en especial a los dirigentes de la Coordinadora Indígena de Antioquia, que fueron masacrados en el año de 1986 por las Farc; ante este panorama tan desalentador, Benigno junto con líderes  locales lucharon desde sus comunidades para que por medio de mandatos se lograra la interlocución con los grupos armados ilegales, para que hechos como el acontecido en el municipio de Murindó, que buscaba desestabilizar los cimientos organizativos indígenas de Antioquia, no se volvieran a registrar.

A pesar de su liderazgo destacado, Benigno, sólo aprendió a leer y escribir a la edad de 20 años, pues nunca asistió a la escuela primaria, y así continúo con su formación como líder por lo que realizó varios diplomados para aprender la resolución de conflictos internos en las comunidades indígenas.

Para el año de 1990 el líder indígena fue nombrado Fiscal Regional de la OIA, por lo que tuvo que desplazarse hacia la ciudad de Medellín, y a pesar de no tener vasto conocimiento en el manejo del castellano, permaneció en la sede regional hasta el año de 1991.

El símbolo de un líder indígena, siempre ha estado encarnado en Benigno Sinigüí, y por ello, las comunidades su pueblo, Frontino lo postularon en el año de 1992 al Concejo Municipal, desde dichas instancias logró generar diálogos comunes entre el mundo de los indígenas y el de los Kapunia como son denominadas por los embera, las personas no indígenas, así mismo logró desde su periodo de gobierno 1992-1995, consolidar proyectos en favor de cada uno de los resguardos.

Para esta época, la agudización del conflicto armado en esta zona del occidente antioqueño, afectó seriamente el vivir de las comunidades emberas y campesinas, por lo que con base en su experiencia fue asesor del Cabildo Mayor Frontino y además acompañó los procesos de dialogo e interlocución con los distintos actores armados que amenazaban la tranquilidad y la integridad de las comunidades. 

Benigno logro, terminar sus estudios primarios y seundarios en el corregimiento La Blanquita de Frontino, en la comunidad indígena Murrí, y en el año de 1996 regresó a la OIA, para coordinar proyectos, su estadía esta vez sería de 4 años, y así logró conocer la realidad de los diferentes pueblos indígenas del departamento de Antioquia, por lo que su gestión y destreza como líder le permitió a su vez el trabajo de la mano del pueblo Senú y Tule.

En la ciudad de Medellín y gracias a una alianza estratégica de aprendizaje, el actual Consejero de Territorio y Hábitat, adelantó estudios en la Universidad de Antioquia, donde se gradúo como Licenciado de Madre Tierra.

En la actualidad Benigno de Jesús Sinigüí vive en unión libre con Inés Ofelia Sinigüí con quien comparte 4 hijos.

 

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

pie paginafacebooktwitter google

Organización Indígena de Antioquia

Cr 49 No.63-57 - Tel. +57 4 520 74 04

comunicacionoia@oia.org.co. - Medellín - Colombia.

visit us

forklift recertification